Obtener el consentimiento RGPD

Conserve simplemente el consentimiento dado por sus clientes en la tienda o por teléfono

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) exige que las marcas dispongan del consentimiento explícito de sus consumidores finales (BtoC) para enviarles comunicaciones por correo postal, teléfono o correo electrónico. El consentimiento, más fácil de recoger en línea que en el punto de venta o por teléfono, es el punto de partida obligatorio para cualquier estrategia de marketing relacional.

Convertir a los visitantes anónimos en futuros clientes fieles

Ha logrado atraer a miles de visitantes anónimos a sus puntos de venta o agencias y le gustaría que se conviertan en clientes fieles. DQE Software le ayuda a crear una relación de confianza con sus clientes, a fin de interactuar con ellos a largo plazo, a comprometerlos para generar futuros negocios multicanal y a mantener la actividad:

  • Recopilar el consentimiento explícito de sus clientes en tiempo real, en el punto de venta físico o por teléfono.
  • Poner fin a las prácticas de recopilación verbal o tácita, sin valor jurídico.
  • Atraer a futuros clientes con potencial que le muestran su interés compartiendo sus preciosos datos, en un enfoque totalmente opt-in.
  • Capitalizar la experiencia con el cliente con su consentimiento válido para comprometerlo a largo plazo.

Conserve un registro del consentimiento dado en el punto de venta o por teléfono

Un acuerdo verbal dado en el punto de venta, en una agencia o por teléfono no tiene ningún valor legal. Aunque el cliente lo exprese sinceramente, no constituye un consentimiento y no puede ser registrado en su base de datos de clientes. Para las marcas, son esenciales 4 buenas prácticas:

  • Ser transparente en el uso que pretenden hacer de los datos.
  • Recoger el consentimiento explícito del cliente a través de DQE GDPR Compliant que desencadena un código de activación único en el teléfono móvil que se comunicará al asesor o al cajero y que constituye un consentimiento válido.
  • Ser capaz de probar que es el cliente quien ha dado el consentimiento de acuerdo con el RGPD.
  • Conservar un registro de los consentimientos recogidos.